Coloca a tu corazón como prioridad porque junto al cerebro, es de los órganos más importantes de tu cuerpo. ¿Lo sabías? Hay muchas cosas que puedes hacer por su bienestar y siguiendo estos consejos podrás cuidar muy bien de él.

Para empezar, hacer ejercicio físico regularmente; lo ideal son 20 minutos, tres días a la semana. El ejercicio físico segrega endorfinas que causan un estado de buen humor, euforia y sensación de bienestar. Al realizar la cantidad necesaria de ejercicio, es menor el riesgo de padecer hipertensión, estrés, sobrepeso, sedentarismo y fallas cardiovasculares.

Otro consejo básico, es cuidar lo que comes para cuidar tu corazón. No solo estás cuidando tu peso, también tener buenos hábitos alimenticios favorece a tu corazón. Evita el exceso de calorías, evita los azúcares refinados, reduce el consumo de sal y evita ingerir bebidas alcohólicas.

Entre los requisitos que debe cumplir tu dieta alimenticia están:

–    Adaptable y fácil de preparar

–    Variada y que aporte todos los nutrientes que necesitas

–    Baja en calorías

Como dicen por ahí “trabaja para vivir, no vivas para trabajar”. Excederte en la cantidad de horas que dedicas a tu trabajo puede perjudicar tu salud cardiovascular a largo plazo. Existe una enfermedad que se llama miocardiopatía y se da por estrés. Y la ansiedad es una de las emociones que aumenta el riesgo de infarto. El aumento de la frecuencia cardiaca, la presión arterial y coagulación, se dan por vivir este tipo de episodios emocionales y sólo perjudicarán a tu corazón.

Pasar noches dando vueltas en la cama sin dormir acarrea nervios, cansancio, irritabilidad... pero además aumenta el riesgo de padecer un ataque al corazón. Los malos hábitos suelen ser los responsables del insomnio. Así, es básico seguir unos horarios regulares, evitar cenas pesadas y hacer algo de ejercicio durante la tarde, lo que permite conciliar el sueño con facilidad y mantenerlo. ¿Ves cómo todo está conectado para cuidar de tu corazón?

Ahora, hazte esta pregunta ¿Estás haciendo todo lo que está en tus manos para mantener un corazón fuerte y sano? Siempre es buen momento para empezar a seguir estos consejos.