Si lo que buscas es cuidar tu piel de forma natural, sin químicos y sin gastar mucho dinero puede que las mascarillas de arcilla sean lo que estás buscando para lucir una piel perfecta.

Existen diferentes tipos de arcillas que puedes utilizar dependiendo el problema en tu piel, te dejamos un listado de cada uno con sus beneficios.

Arcilla Gris

Para las personas que padecen acné o de rojeces, estas arcillas ayudan a eliminar toxinas de la piel y reducir la inflamación. Es súper absorbente, limpia, aclara y purifica la piel.

Arcilla Blanca

Es la arcilla más suave de todas, e incluso se puede utilizar en pieles muy secas o envejecidas, lo que las hace aptas para todo tipo de pie, limpiándola y dejándola hidratada.  

Arcilla Roja

Es perfecta para pieles sensibles y secas, tiene una alta presencia de óxido de hierro y oligoelementos. Limpia en profundidad, revitaliza y deja la piel radiante.

Arcillas Rosas

Esta arcilla contiene óxido de hierro, sílice y minerales que la hacen ideal para tonificar la piel opaca y cansada. Limpia, ayuda a absorber grasas y suavizar la textura de la piel.

Ahora que conoces el tipo de arcilla perfecta para tu tipo de piel, te explicamos cómo debes aplicarla ya que existen tres fases de una mascarilla de arcilla: en la primera fase húmeda, la piel absorbe los minerales desde el exterior; cuando comienza la fase seca se estimula el flujo sanguíneo y se cierran los poros; finalmente, en la fase seca atrae la humedad de la piel a la superficie, causando deshidratación e irritación. Es por eso que debEs dejar que seque un poco -cambia a un color más claro- pero nunca dejar que lo haga por completo y retirar con agua templada.