Posiblemente te hayas preguntado, porqué en el supermercado encontramos los huevos en espacios no refrigerados y al llegar a casa los metemos en la nevera.

Muchos establecimientos no refrigeran este alimento, dada la debilidad de la cutícula, ésta es la membrana que recubre la cascara en su parte interior y permite que la yema y la clara se mantenga en un ambiente estéril. Los cambios de temperatura bruscos, podrían dañarla y ocasionar un peligro para la salud de las personas por contaminación de salmonella.

Conocedores de la materia dicen que los huevos pueden mantenerse en ambientes fríos o calurosos sin problema durante 28 días. A partir de entonces la cutícula comienza a perder propiedades y aumentan las posibilidades de contaminación.

Muchas de las personas que ponen los huevos en la nevera, desconocen la razón. Debido al inferior volumen de aire que hay en el interior de la nevera, la yema y la clara mantienen el espesor del primer día.