Vivir con cáncer es un gran reto, pero según quienes lo han vivido, también es una gran oportunidad para modificar muchas cosas en nuestra vida. Estas son 7 lecciones que una sobreviviente de cáncer aprendió en esa etapa. Te aseguramos que vale la pena conocerlas y comenzar de inmediato a aplicarlas.

 

DEJÉ DE SENTIR PENA POR MI

Aprendí a reír más a menudo, a no poner excusas, y a no tener miedo a decir la verdad. Eso hizo que dejara de sentir pena por mí.

 

APRENDÍ A NO COMPLACER A TODO EL MUNDO

Dejé de preocuparme de la opinión de los demás, ya no me preocupa qué piensan de mi. En esta lucha cada día cuenta, no puedes invertir tu tiempo en eso.

 

AHORA EXPRESO MÁS MIS SENTIMIENTOS

No te arriesgues a que alguien a quien quieres no lo sepa ¡demuéstralo todos los días! Da tu ayuda a todos los que puedas. Enójate, demanda respeto y perdona rápido.

 

NO POSPONGO COSAS IMPORTANTES

Aprendí a no esperar a que todo esté perfecto para hacer algo, ¡arriésgate! deja de posponer tu felicidad, y también abandona cualquier cosa que la drene.

 

APRENDÍ A DECIR NO

No hagas cosas por quedar bien, así de sencillo.

 

CERO OBSESIÓN CON LA BELLEZA

No quiere decir que no te arregles o no te preocupes por ti, pero no le des tanta importancia a la perfección de tu cabello o a la de tu cuerpo. Simplemente comienza a sentirte feliz de vivir.

 

ESTOY MÁS CONSCIENTE DE MI SALUD

Tener salud no está garantizado, así que: deja de fumar, aprende a comer sano, bebe con moderación, mantén un peso saludable. Duerme lo suficiente y trabaja mucho en reducir el estrés.