La lechuga es de las verduras más populares y que podrías comer casi diario para enriquecer tus comidas porque combina con casi todo pero es de la que poco sabemos, cómo cuáles son sus beneficios y de qué tipo utilizar a la hora de preparar una ensalada.

La lechuga pertenece a la familia de las asteráceas, una de las familias más grandes del reino vegetal; y de las más antiguas, se estima que se cultiva desde hace dos mil años.

De la lechuga se dice muy poco, pero aquí te detallamos sus beneficios:

Es una fuente de hierro, por lo que ayuda a combatir el cansancio y prevenir la anemia.

Ayuda a producir células nuevas, glóbulos rojos y blancos, los cuales ayudan a formar anticuerpos y combatir infecciones.

Es rica en fibra, mejora la digestión y controla los niveles de azúcar y grasa en la sangre.

Posee un alto nivel de antioxidantes que retrasan el envejecimiento.

Sus vitaminas B1, B2 y B3 mejoran el funcionamiento del cerebro y del metabolismo.

Aporta omega 3, el cual mejora la concentración y la memoria.

Tiene cualidades hipnóticas, que ayudan a conciliar el sueño, y también analgésicas frente al dolor.

Posee una acción aperitiva, estimulando las glándulas digestivas, así como una suave actividad laxante por su contenido en fibra. Debido a que drena el hígado, ejerce una acción depurativa general del organismo.

Como es rica en betacaroteno, contribuye a la prevención del cáncer, especialmente de colon y pulmón.

Una de las mayores ventajas es que puedes comerla cruda y conserva mejor sus propiedades nutricionales, extendiéndolas en mil y una ensaladas. También puedes utilizarla para preparar bocadillos.  

Conoce qué tipos de lechuga existen y utilízalas en tus recetas:

 

Romana

Se distingue por un color verde intenso y un tallo grueso con hojas largas y robustas, su sabor ligeramente amargo va con todas las ensaladas.

Iceberg

Su forma es redonda y muy parecida al repollo, su sabor simple es una buena base o complemento de otros platillos, como antojitos mexicanos.

Francesa

Tiene hojas más finas y rizadas, su tono es verde obscuro y su sabor es más delicado, la puedes usar en ensaladas orientales o tropicales.

Lollo

La encontrarás roja o verde, sus hojas son rizadas y es más amarga, por eso te recomendamos que la combines con platillos fuertes.

Frisee

Es más pequeña, se utiliza como un complemento de las mismas ensaladas, no como la base.

Hoja de roble

Es ondulada y sus colores van del verde al marrón, es ligeramente crujiente e ideal si buscas incrementar la presentación.

LEAVE A REPLY