Las tapas o tapa, es el nombre con el que se conoce uno de los más aclamados platos de la gastronomía española. No se trata de un plato concreto, sino una forma de presentación de muchas de las delicias y recetas típicas del sur de la península ibérica.

Muchas son las historias que acompañan a este típico plato español, algunas con alto contenido de ficción y otras más creíbles, pero todas ellas tienen algo en común.

El concepto derivó del uso que originalmente se le daba a pequeñas porciones de comida como jamón o quesos. Se usaban para cubrir las copas de los preciados vinos, evitando que se llenaran de polvo u otros elementos que pudieran depositarse en él.

La “tapa” solía ser un alimento más que apetecible, así que se convirtió en algo habitual servir el vino con un manjar que cubriera la copa.

A día de hoy existe infinidad de variedades de tapas y tienen la característica de presentarse en pequeños platos permitiendo así la degustación de muchos de las exquisiteces que ofrece esta cocina.